El Post Parto en la actualidad.

La maternidad vino a transformar todo mi mundo. De ser una mujer joven iniciando un nuevo camino profesional, me convertí en una mamá primeriza con ninguna idea de lo que es hacerse responsable de un recién nacido. Honestamente, jamás había cuidado antes a un bebé, ni siquiera había cargado a uno tan pequeño, mucho menos viví con uno 24 horas al día enfocada exclusivamente a sus necesidades.

Afortunadamente conté con el gran apoyo de mi mamá. Su enorme corazón se abrió para mostrarme con infinita paciencia y cariño, todo lo que yo debía saber. Durante esos meses pude ver en acción a la “madre naturaleza” , fui testigo de la enorme sabiduría y calidez que conservan sus manos, la experiencia que se abría camino después de más de 20 años.

Sin su apoyo tal vez me habría vencido la frustración. Gracias a ella pude crear un “nido”, un santuario donde mi bebé y yo pudimos conocernos, apegarnos, conectarnos. Sus cuidados y los de mi familia en general, fueron cruciales en esos momentos; pero también el enorme respeto y prudencia que mostraron hacia mi esposo, mi niña y yo. Nos dejaron tiempo a solas, nos encaminaron poco a poco en esta nueva experiencia.

Ser mamá por primera vez es mucho más de lo que te cuentan, las circunstancias que rodean a cada familia hace que el evento tenga cualidades únicas; pero lo que sí permanece constante es la necesidad de apoyo. Una red que provea a la nueva familia del espacio físico y emocional adecuado para ese primer encuentro. Donde las necesidades de la mamá y el bebé puedan atenderse en primer lugar, sin preocupaciones.

Actualmente, en países como China, estas tradiciones se profesionalizan  con las trabajadoras del post parto. Mujeres que poseen no sólo la herencia ancestral de sus familias, sino que también facilitan la vida a las nuevas madres independientes, al realizar las tareas del hogar y apoyarlas en el establecimiento de la lactancia. Y no sólo eso, centros de cuidados post natales donde bebé y mamá reciben cuidados inspirados en esa sabiduría pero con personal médico altamente especializado, rodeados de lujo e instalaciones ultra modernas.

En países de Europa y Latinoamérica, las doulas o acompañantes del parto, proveen apoyo emocional, físico e información desde el embarazo. Crean un ambiente de calma y respeto, además de colaborar con técnicas de manejo del dolor durante el parto, apoyando también a la familia, parteras o personal médico. Durante el post parto, pueden proveer de cuidados especiales a la madre, apoyo con los hijos pequeños, además de asistencia durante la lactancia, entre otras actividades.

Aunque el acercamiento puede ser distinto, el aspecto común es la necesidad de apoyo que tiene la madre en un periodo donde no sólo su cuerpo se encuentra en plena recuperación; la adopción de su nuevo rol como madre y las demandas del recién nacido, constituyen una fuerte carga emocional que si es llevada en un ambiente de tranquilidad y colaboración, puede contribuir al mejor vínculo madre-hijo y asimismo con el resto de la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: